martes, 15 de enero de 2019

COLEGAS celebra el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA con un gran maratón de pruebas de VIH

El día 30 de noviembre en su sede del barrio madrileño de Lavapiés, COLEGAS Confederación LGBTI Española realizó un maratón de pruebas rápidas de VIH para celebrar de manera proactiva el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA. En la jornada que duró desde las 11:00 hasta las 19:00 y ella se realizaron más de 60 pruebas rápidas y alrededor de 100 consultas sobre contactos de riesgo de VIH y otras ITSs.



A nivel nacional, el resto de las Delegaciones Territoriales de COLEGAS Confederación también tuvieron actividades como talleres de formación y pruebas rápidas en Valladolid, y varias galas benéficas en Andalucía, concretamente en Torremolinos y Almería.

viernes, 16 de noviembre de 2018

AVANCES EN LA CUARACÍÓN: Una estrategia experimental de curación del VIH en España logra un reservorio viral indetectable tras un trasplante de células madre

Se trata de un estudio español que ha identificado distintos factores que influyen en la eliminación del reservorio del VIH que pueden ser útiles para diseñar estrategias de curación.


Un estudio español, realizado por IrsiCaixa y el Hospital Gregorio Marañón y publicado en Annals of Internal Medicine, revela que cinco pacientes con el VIH presentan un reservorio indetectable del VIH tras ser sometidos a un trasplante de células madre para tratar una enfermedad de la sangre. Además, uno de los pacientes no presenta anticuerpos frente al VIH. El estudio ha identificado qué factores pueden influir en la reducción del reservorio viral –como, por ejemplo, la procedencia de las células madre, el tiempo que tardan las células del donante en reemplazar las del paciente y el desarrollo de enfermedad del injerto contra huésped–. Los autores advierten que aún es pronto para confirmar el éxito de esta estrategia de curación –algo que solo se podrá saber cuando en otra fase del estudio se retire el tratamiento antirretroviral a los pacientes–; no obstante, los investigadores apuntan que estos hallazgos podrían ser útiles en el desarrollo de una estrategia para la cura de la infección en el futuro.

Los tratamientos antirretrovirales actuales permiten controlar la replicación del VIH, haciendo que la carga viral en sangre se reduzca a lo que se denomina niveles “indetectables”. Esto trae consigo beneficios tanto para la salud de la propia persona como para la de sus parejas sexuales, al hacer que el riesgo de transmisión del VIH por vía sexual sea nulo en determinadas circunstancias.

Sin embargo, el tratamiento antirretroviral no consigue eliminar la infección, ya que el virus permanece en el organismo en lo que se denominan reservorios virales latentes, un grupo de células infectadas que continúan albergando el virus, pero que no pueden ser detectadas por el sistema inmunitario ni sometidas a la acción de los fármacos antirretrovirales. Algunos estudios habían detectado reducciones sustanciales en el reservorio latente del VIH-1 después de un trasplante alogénico de células madre hematopoyéticas, incluyendo la erradicación completa del VIH-1 en el único caso confirmado de curación del VIH, el denominado Paciente de Berlín (Timothy Brown). Esta persona con el VIH requería un trasplante de médula para tratar un caso de leucemia y su médico decidió usar células de un donante que presentaba una mutación (CCR5 delta 32) que hacía que sus células CD4 no expresasen un correceptor que el virus necesitaba para entrar.

Se trata de una intervención extraordinariamente arriesgada, por lo que no puede aplicarse de forma generalizada a todas las personas con el VIH. Sin embargo, puede ofrecer pistas sobre posibles mecanismos para erradicar la infección.

Precisamente en este estudio español se contó con una cohorte de personas con el VIH que recibieron un trasplante de médula para tratar una enfermedad hematológica. El equipo de investigadores quería comprobar si, además de la mencionada mutación en los CD4, existían otros factores que influyeron en la curación del paciente de Berlín. Por este motivo, en el análisis se tuvieron en cuenta a 6 participantes que habían sobrevivido al menos 2 años tras el trasplante y que carecían de la mutación CCR5 Delta 32 en sus células.

Después del trasplante todos los participantes siguieron tomando tratamiento antirretroviral y lograron la remisión de su enfermedad hematológica.

Tras realizar distintos análisis, se comprobó que el reservorio viral era indetectable en sangre y tejidos de cinco de las seis personas. Además, una de ellas tuvo una serorreversión, es decir, dejó de presentar respuesta de anticuerpos al VIH transcurridos 7 años del trasplante. Estos datos son muy esperanzadores, ya que indican que podría haberse eliminado la infección, pero no se puede afirmar aún con seguridad ya que estas personas siguen tomando tratamiento.

La única persona que mantuvo un reservorio viral detectable había recibido un trasplante de sangre de cordón umbilical a diferencia del resto de los participantes, que recibieron trasplante de médula ósea. Esta persona tardó 18 meses en reemplazar sus células por las del donante, cuando lo esperable es de un par de meses a un año. Los autores del estudio comprobaron que la rapidez con la que se produce este reemplazo influye en la reducción del reservorio viral.

Además, esta persona con reservorio detectable no sufrió la enfermedad del injerto contra huésped, a diferencia del resto de los participantes, lo que sugiere que esta reacción podría desempeñar también un papel importante en la eliminación del reservorio, por lo que el control de este efecto para que no sea mortal para el paciente podría ayudar a erradicar el VIH del organismo.

Tal como se ha mencionado, este trasplante resulta muy peligroso y no puede considerarse su uso como estrategia de curación generalizada, pero los hallazgos de este estudio podrían contribuir al diseño de estrategias de curación que repliquen los mecanismos de eliminación del reservorio, pero de una forma más segura para la persona.

Estudios anteriores ya habían demostrado que el trasplante alogénico de células madre conseguía reducciones significativas en la cantidad del virus en el organismo. Sin embargo, estas reducciones en el VIH no equivalen necesariamente a la cura, ya que existen precedentes en que tras interrumpir el tratamiento, se produce un rebote de la carga viral transcurridos meses o incluso años. Por este motivo, los autores del estudio afirman que el siguiente paso será llevar a cabo un ensayo clínico donde alguna de estas personas interrumpirán el tratamiento antirretroviral para confirmar si el virus ha sido erradicado, o no, del organismo.


Fuente: Nota de prensa IrsiCaixa/Elaboración propia (gTt-VIH)

jueves, 4 de octubre de 2018

Hoy jueves 4 de octubre se impartirá el taller "Todo lo que debes saber sobre el Chemsex"

Hoy, jueves 4 de septiembre, en nuestra sede de COLEGAS en Madrid, tendrá lugar un interesante taller sobre un tema de actualidad muy preocupante: el Chemsex, es decir, el uso de drogas durante las relaciones sexuales.

Una práctica que se esta saliendo de control, especialmente en jóvenes gays y bisexuales, causando adicción, sobre dosis y en algunos cosas hasta la muerte. Además causa efectos secundarios a mediando y largo plazo para la salud.

Será impartido por nuestro Coordinador de Salud , Rutilio Martini (Ruty). Si vives o estas de visita en Madrid, no te lo pierdas!!!.

Centro LGBTI+ de COLEGAS en Madrid, Calle Cabresteros 8, Lavapiés, 28012, Madrid. 19:00h (7:00pm). Metros cercanos: Lavapiés, Tirso de Molina o La Latina.




viernes, 28 de septiembre de 2018

El uso de anticuerpos del VIH ampliamente neutralizantes logra mantener la supresión virológica sin antirretrovirales

Un segundo ensayo clínico muestra que la estrategia también podría funcionar en personas con carga viral detectable
Francesc Martínez - 27/09/2018
Un estudio de fase Ib con dos anticuerpos ampliamente neutralizantes, conocidos como 3BNC117 Y 10-1074, ha logrado que personas con carga viral indetectable la mantuvieran durante hasta 30 semanas sin antirretrovirales y con solo 3 infusiones de los anticuerpos separadas entre ellas 3 semanas. La misma estrategia –usada en otro estudio– habría logrado reducciones de la carga viral de hasta 2log copias/mL en personas que no se encontraban en tratamiento antirretroviral y tenían carga viral detectable.

Aunque los tratamientos antirretrovirales actuales logran suprimir la carga viral hasta niveles muy bajos –consiguiendo que la infección se cronifique, el virus deje de poder transmitirse y se pueda tener una buena calidad de vida– todos estos beneficios se interrumpen si la persona deja de tomar los medicamentos tal y como se han prescrito. Entre las terapias de simplificación que se están investigando hoy en día, la administración periódica de anticuerpos ampliamente neutralizantes es una de las más esperadas por sus potenciales efectividad y tolerabilidad.

Los anticuerpos 3BNC117 and 10-1074 fueron desarrollados en la Universidad Rockefeller de Nueva York (EE UU) y ya habían obtenido buenos resultados con anterioridad en primates no humanos frente al virus de la inmunodeficiencia símica (VIS). Pero el camino de los anticuerpos ampliamente neutralizantes no ha sido sencillo. Así, análisis previos con el anticuerpo VRC01 mostraron solo efectos modestos, con rápidas mutaciones del virus que le conferían resistencia al anticuerpo.

Ello llevó a los investigadores a diseñar el primero de los estudios, en el que se combinaron 2 anticuerpos (3BNC117 y 10-1074) que se unen a dos regiones diferentes del virus, usando la misma estrategia que ya funcionó en el diseño de la terapia antirretroviral: combinar fármacos (en este caso anticuerpos) de familias diferentes.

Un total de 11 participantes en tratamiento antirretroviral y con carga viral indetectable, fueron incluidos en el estudio. Un cribado previo hizo que 9 de los participantes tuvieran VIH sensible a los dos anticuerpos y que los dos restantes tuvieran virus resistente a uno de los anticuerpos.

Todos los participantes interrumpieron el tratamiento antirretroviral al entrar en el estudio y recibieron infusiones de 30 mg/Kg de cada uno de los dos anticuerpos al inicio del estudio, a las 3 semanas y a las 6 semanas.

Los nueve participantes con virus sensible a ambos anticuerpos mantuvieron la supresión virológica entre 15 y 30 semanas (mediana de 21 semanas) y ninguno de ellos desarrolló resistencias a alguno de los dos anticuerposLos dos participantes que tenían virus resistentes a uno de los anticuerpos presentaron un rebote virológico más rápido y sí que desarrollaron mutaciones de resistencia frente al anticuerpo al que inicialmente su virus era sensible.

Los análisis de los reservorios no permitieron detectar diferencias estadísticamente significativas entre el tamaño de los reservorios antes y después de la inmunoterapia, aunque los investigadores sugieren que el estudio no estaba específicamente diseñado para ello.

En este primer estudio, los dos anticuerpos fueron seguros y bien tolerados, sin que conllevaran efectos adversos graves. Dos de los participantes refirieron fatiga moderada.

En el segundo de los estudios se utilizaron los mismos anticuerpos, la misma pauta (1 administración cada 3 semanas hasta un total de 3) y la misma dosis (30 mg/Kg) que en el primero, aunque, en lo relativo a la pauta, en algunos de los participante se administró una dosis única de cada anticuerpo al inicio. La diferencia fue que en este estudio se incluyó a 8 personas en tratamiento antirretroviral con carga viral indetectable y a 7 que no tomaban tratamiento antirretroviral y tenían una carga viral promedio de 11.494 copias /mL. El 40% de los participantes en la cohorte de la que se seleccionaron los participantes con viremia detectable tenía virus sensibles a ambos anticuerpos. El 70% de los participantes eran hombres.

El descenso promedio de la carga viral en los participantes con viremia detectable fue de 1,65log copias/mL y la viremia permaneció significativamente reducida hasta el día 86 de estudio. Las cuatro personas con virus sensibles a ambos anticuerpos mostraron un descenso promedio más pronunciado (de 2log copias/mL) y presentaron reducción significativa de la carga viral hasta el día 94. El optar por tres infusiones de anticuerpos en vez de por una se asoció a un aumento de la supresión virológica (p= 0,00018).

En tres de los 4 participantes con viremia detectable y virus sensibles inicialmente a los dos anticuerpos aparecieron mutaciones de resistencia a 10-1074, pero no a 3BNC117. Como en el caso del primer estudio, en este segundo estudio los dos anticuerpos fueron seguros y bien tolerados, sin que conllevaran efectos adversos graves
Los Institutos Nacionales de Salud de EE UU (NIH, en sus siglas en inglés) han anunciado el inicio de un ensayo clínico en el que evaluarán la administración periódica de los mismos dos anticuerpos ampliamente neutralizantes en personas con el VIH. El estudio permitirá conocer la seguridad de la estrategia y arrojará también ciertos datos preliminares de eficacia que pueden permitir la confirmación de los hallazgos actuales.

Fuente: Sinc / gTt-VIH 
Referencia: P Mendoza, Michel C. Nussenzweig  et al. “Combination therapy with anti-HIV-1 antibodies maintains viral suppression”. Nature DOI: 10.1038/s41586-018-0531-2 (2018).
Yotam Bar-On, Michel C. Nussenzweig  et al. “Safety and antiviral activity of combination HIV-1 broadly neutralizing antibodies in viremic individuals” Nature Medicine DOI: 10.1038/s41591-018-0186-4 (2018).

jueves, 20 de septiembre de 2018

El uso masivo de la PreP sin suficientes campañas de prevención eleva la incidencia de otras ITSs

En la pasada Conferencia Internacional de Sida 2018 que tuvo lugar en Amsterdan, Holanda, a principios de agosto se presentó unos de los primeros grandes estudios sobre el impacto de la PreP en otras ITSs y que muestra la necesidad de más información y campañas de prevención dirigidas a los usuarios de la PreP
En el estudio PrEPX (un estudio de demostración de la profilaxis preexposición realizado en Victoria, Australia), registró un aumento significativo en el número de infecciones de transmisión sexual (ITS) de origen bacteriano entre la población de hombres gais y bisexuales, pero las infecciones se concentraron en un subgrupo de usuarios de la PrEP –el 25% de los participantes tuvieron dos o más infecciones, y supusieron el 76% del total de ITS. El 13% de los participantes sufrieron tres infecciones o más, representando el 53% de las infecciones.
Además, se registró un aumento del 48% en el número de pruebas de ITS, lo que atenuó el aumento general en la incidencia de ITS. Una vez se tuvo en cuenta este aumento de las pruebas, se determinó que la incidencia de ITS aumentó en un 21% en los hombres que tomaban PrEP por primera vez.
Los principales factores conductuales relacionados con el diagnóstico de ITS fueron el hecho de tener más parejas sexuales y practicar relaciones sexuales en grupo con mayor frecuencia. Sin embargo, la frecuencia de uso del preservativo no supuso ninguna diferencia en las tasas de ITS. Esto sugiere que las intervenciones para reducir la recurrencia de ITS en las personas usuarias de PrEP deberían centrarse en el número de parejas y en el sexo en grupo, más en el uso del preservativo.

Fuente: aidsmap.com / AIDS 2018 Conference

viernes, 14 de septiembre de 2018

Más opciones en el Tratamiento del VIH: EE UU aprueba DelstrigoTM y PifeltroTM, dos medicamentos que incluyen el nuevo antirretroviral doravirina

Comparación entre Efavirenz y el nuevo fármaco Doravirina

Resultado de imagen de doravirina

Francesc Martínez - 13/09/2018

La Agencia de la Alimentación y el Medicamento de EE UU (FDA, en sus siglas en inglés) ha aprobado dos nuevos medicamentos antirretrovirales que contienen doravirina, un nuevo fármaco de la familia de los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido (ITINN). Los dos medicamentos que han sido desarrollados por la compañía farmacéutica MSD (también conocida como Merck en EE UU y Canadá) son PifeltroTM –que contiene únicamente doravirina (100mg)– y DelstrigoTM, que contiene un régimen antirretroviral completo en un comprimido formado por doravirina, tenofovir-TDF y lamivudina. Tanto PifeltroTM como DelstrigoTM están indicados para el tratamiento de personas con el VIH sin experiencia en el uso de tratamiento antirretroviral, solo precisan de una toma diaria y pueden tomarse con o sin comida.

Debe evitarse la coadministración de doravirina junto a fármacos inductores del citocromo P450 3A, ya que pueden reducir las concentraciones plasmáticas de doravirina hasta hacer disminuir su eficacia.

La presente aprobación se basa en los resultados de dos estudios de fase III: DRIVE-AHEAD (que evaluó DelstrigoTM) y DRIVE-FORWARD (que evaluó PifeltroTM. Ambos estudios fueron llevados a cabo con personas sin experiencia en tratamientos.

El estudio DRIVE-AHEAD incluyó a 728 personas sin experiencia en tratamientos que fueron distribuidas aleatoriamente a recibir una toma diaria de DelstrigoTM o efavirenz/tenofovir-TDF/emtricitabina. Tras 48 semanas de tratamiento, el 84% de las personas con DelstrigoTM y el 81% de las personas con efavirenz tenían una carga viral inferior a 50 copias/mL, cumpliendo holgadamente el objetivo de no-inferioridad por parte de DelstrigoTM. El nuevo medicamento funcionó igual de bien que el tratamiento basado en efavirenz en personas con cargas virales iniciales altas.

Mientras que en el grupo con efavirenz los niveles de colesterol aumentaron, en el grupo con DelstrigoTM disminuyeron, aunque el significado clínico de estos hallazgos no se podrá observar hasta que no se cuente con datos a largo plazo del uso del fármaco. El impacto de efectos adversos de tipo neuropsiquiátrico fue muy inferior en el grupo con DelstrigoTM tanto en lo relativo a mareos (9% y 37% de los participantes con DelstrigoTM y efavirenz, respectivamente; p <0,001); como en trastornos de sueño (12% y 26% de los participantes con DelstrigoTM y efavirenz, respectivamente; p <0,001) o alteraciones sensoriales (4% y 8% de los participantes con DelstrigoTM y efavirenz, respectivamente; p= 0,033).

Los efectos adversos más frecuentes con DelstrigoTM fueron mareos (7% de los participantes), náuseas (5%) y sueños anómalos (5%).

En el estudio DRIVE-FORWARD 769 participantes fueron distribuidos aleatoriamente a recibir 100mg de doravirina o 800mg de darunavir potenciado por 100mg de ritonavir. Todos ellos recibieron, además, dos inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido (ITIN).

A las 48 semanas, el 84% de las personas con doravirina y el 80% de aquellas con darunavir /ritonavir tenían una carga viral inferior a 50 copias/mL. La diferencia no fue significativa, por lo que doravirina se mostró no inferior a darunavir/ritonavir en términos de eficacia. Como en el estudio anterior, los niveles de eficacia fueron similares entre quienes iniciaron el tratamiento con carga viral alta y entre quienes lo hicieron con cargas virales más bajas, lo que evidencia la buena potencia de doravirina.

Las tasas de efectos adversos graves fueron del 5% con doravirina y del 6% con darunavir (diferencia no significativa) y las de interrupciones del tratamiento por efectos adversos fueron del 2% con doravirina y del 3% con darunavir. El impacto de síntomas neuropsiquiátricos o de exantema cutáneo fue bajo y similar en ambos grupos. El único efecto secundario con un impacto notablemente diferente entre ambos grupos fue la diarrea (más frecuente en el grupo con darunavir).

La mayor ventaja de doravirina respecto a darunavir/ritonavir en lo relativo a efectos secundarios fue –como en el estudio anterior– su efecto más favorable sobre los niveles de lípidos. Los niveles de colesterol-LDL disminuyeron en 4,51 mg/dL con doravirina y aumentaron en 9,92 mg/dL con darunavir/ritonavir. Los de colesterol no HDL disminuyeron en un 5,3 mg/dL con doravirina y aumentaron en 13,75 mg/dL con darunavir/ritonavir. Los niveles de colesterol total disminuyeron en 1,37 mg/dL con doravirina y aumentaron en 17,9 mg/dL con darunavir/ritonavir. Los niveles de colesterol-HDL (“colesterol bueno”) aumentaron unos 4 mg/dL en ambos grupos.

La presente aprobación, a la luz de los resultados de los ensayos clínicos que le han dado apoyo, pone en el mercado estadounidense una nueva opción terapéutica sobre la mesa tolerable y eficaz. Cabrá ver el tiempo que tarda la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés) en aprobar los dos medicamentos, pero no parece que vaya a ser una decisión que se prolongue demasiado. No obstante, el hecho de que en DelstrigoTM se haya optado por tenofovir-TDF en una época en la que todas las coformulaciones no genéricas están optando por tenofovir-TAF puede ser un lastre para su uso extensivo, como mínimo en países de ingresos altos.

Fuente: Pharma Times / Elaboración propia (gTt-VIH).
Referencia: Comunicado de prensa de Merck 30/08/2018: FDA Approves Merck’s DELSTRIGO™ (doravirine / lamivudine / tenofovir disoproxil fumarate), a Once-Daily Fixed-Dose Combination Tablet as a Complete Regimen and PIFELTRO™ (doravirine), an NNRTI, Both for the TreaTMent of HIV-1 in Appropriate Patients.

jueves, 6 de septiembre de 2018

Se confirma que la infección por VIH causa un mayor riesgo de fallo cardíaco


La infección por el VIH se relaciona con un riesgo significativamente mayor de sufrir fallo cardiaco. Aunque se desconoce todavía con exactitud el motivo de esta asociación, los investigadores reconocen que el  fallo cardíaco no parece estar relacionado con la presencia de aterosclerosis. Estas son las principales conclusiones de un estudio estadounidense presentado durante la 22 Conferencia Internacional del Sida (AIDS 2018), celebrada a finales de julio en Ámsterdam (Países Bajos).

Actualmente, gracias al tratamiento antirretroviral, la esperanza de vida de las personas con el VIH se aproxima bastante a la de la población general. El hecho de que las personas con el VIH vivan más tiempo trae consigo que tengan que enfrentarse a problemas crónicos de salud no relacionados con el VIH como las enfermedades cardiovasculares o el cáncer.

Muchos estudios han examinado la incidencia de las enfermedades cardiovasculares en las personas con el VIH, generalmente relacionadas con ateroesclerosis y enfermedad de las arterias coronarias las cuales ocurren cuando la placa se acumula dentro de las arterias coronarias estrechándolas y reduciendo el flujo sanguíneo lo que puede provocar ataques cardíacos e ictus. Existe constancia de que la infección por el VIH se relaciona con un mayor riesgo de sufrir eventos cardiovasculares ateroscleróticos. Sin embargo, la investigación poco se ha centrado en la insuficiencia cardíaca de estos pacientes, es decir, en la incapacidad del músculo del corazón para bombear adecuadamente la sangre.

Con el fin de arrojar un poco más de luz sobre estas cuestiones, un equipo de investigadores analizó la insuficiencia cardíaca y los posibles factores que contribuyen a la misma en las personas con el VIH del norte de California, el sur de California y los estados del Atlántico medio de EE UU entre los años 2000 y 2016.

El estudio, conocido como HEART, incluyó a pacientes con el VIH que no presentaban una insuficiencia cardíaca con anterioridad y los emparejaron en una proporción de 10 a 1 con personas sin el VIH, de la misma edad, sexo y etnia. En total, el estudio contó con una población de 38.868 personas con el VIH y 386.586 personas seronegativas.

En ambos grupos, aproximadamente el 90% eran hombres; alrededor del 40% eran de etnia blanca, el 21% de etnia negra, el 20% hispanos y el 4% asiáticos. Aproximadamente la mitad de los participantes del grupo con el VIH eran hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH). La edad media fue de 41 años, con cerca del 80% en el grupo con edades de 21 a 49 años y solo el 5% tenía 60 años o más. Alrededor del 14% eran fumadores o lo habían sido y un 3% presentaba problemas de alcoholismo. En el grupo de personas con el VIH, el 4,4% tenía historia previa de uso de drogas, aproximadamente el doble que en el grupo sin el virus.

En relación con las comorbilidades, tanto la enfermedades de las arterias coronarias como los eventos cardiovasculares relacionados (infarto de miocardio y derrame cerebral) fueron poco frecuentes en ambos grupos (menos del 5%). Sin embargo, la enfermedad hepática crónica, el cáncer, la depresión o la demencia fueron más frecuentes entre las personas con el VIH. Por el contrario, los participantes sin el VIH tuvieron aproximadamente el doble de probabilidades de presentar los factores de riesgo cardiovasculares tradicionales como la presión arterial alta, niveles de lípidos elevados en sangre y diabetes.

Al inicio del estudio, solamente el 18% de los participantes con el VIH estaba recibiendo tratamiento antirretroviral. Los investigadores tratan de explicar esta tasa tan baja porque la recopilación de datos se realizó tras el diagnóstico y antes de iniciar el tratamiento antirretroviral. Debido a este motivo apenas hay datos sobre el recuento de células CD4 y carga viral de la mayoría de participantes. La mayor parte de los participantes de los que sí se tenían determinaciones de la carga viral no estaban indetectables. Por lo que respecta la situación inmunitaria, alrededor del 30% tenía recuentos de células CD4 superiores a 500 células/mm3, el 13% valores inferiores a las 200 células/mm3 y del 43% no se tenían datos.

Las personas con el VIH presentaron una tasa significativamente mayor de insuficiencia cardíaca, en comparación con las personas seronegativas, a pesar de tener menos factores de riesgo cardiovascular. La incidencia de insuficiencia cardíaca aumentó con el tiempo en ambos grupos, pero el grupo de personas con el VIH experimentó un aumento más pronunciado: entre aquellos participantes con 17 años de seguimiento, la incidencia acumulada de insuficiencia cardíaca fue de alrededor al 4,5% para las personas con el VIH en comparación con el 3% para el grupo de personas sin el VIH.

En el análisis multivariable, tras controlar por   características demográficas, las personas con el VIH presentaron un riesgo 54% mayor de insuficiencia cardíaca que las personas seronegativas. Esta asociación se fortaleció en el modelo ajustado al considerar los antecedentes médicos, el uso de medicamentos y otros potenciales factores alcanzando un aumento del riesgo del 75%.

Los investigadores del presente estudio concluyeron que la infección por el VIH se relaciona de forma independiente con un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardiacaEste mayor riesgo no parece estar relacionado con la enfermedad aterosclerótica o el uso de medicamentos cardioprotectores.

Como posibles explicaciones de este mayor riesgo los investigadores señalan: el daño que el VIH causa directamente a los miocitos (células del músculo cardiaco), la inflamación crónica debida al VIH que afecta al corazón y la miocarditis relacionada con infecciones o exposición a agentes tóxicos, incluidos los medicamentos antirretrovirales. Además, señalan la importancia de que el personal sanitario tengo mayor conciencia de la insuficiencia cardiaca como explicación de ciertos síntomas en las personas con el VIH.

Debido a la pequeña proporción de participantes que recibían tratamiento antirretroviral, sería de especial interés replicar el estudio con un mayor número de personas con la carga viral indetectable. 

Fuente: Aidsmap / Elaboración (gTt-VIH)
Referencia: Go A et al. HIV infection independently increases the risk of developing heart failure: The HIV HEART study. 22nd International AIDS Conference, Amsterdam, abstract THAB0103, 2018.